Home office Testimonios Confesiones del home office

No podrás creer estas historias del home office de Sentido Branding

Comunal

Comunal

febrero 10, 2021

|

4 min


Si algo nos ha dejado esta pandemia, definitivamente son anécdotas. Ha sido un año de nuevas experiencias, sufrimientos, dolores de cabeza, caos y curiosidades. El día de hoy Cástor Vera, Director General de Sentido Branding, comparte con nosotros algunas de sus anécdotas. Historias que evidencian bastante bien las ventajas y desventajas de este home office que parece no tener fin. 

Como emprendedor, la cuarentena le afectó bastante desde un inicio. Sin embargo, al ser director de una consultora de branding, pudieron sobrevivir gracias al esfuerzo de su equipo. Cástor explica:

“No quiere decir que haya sido fácil; al contrario, tuvimos que despedirnos de nuestras oficinas en Comunal, reevaluar costos, cambiar dinámicas de trabajo y un largo etcétera que seguramente muchos de ustedes comparten”. 

Aún después de todas las cosas que les han pasado, ¡aquí están! Más fuertes que nunca y con un largo camino por delante. Han perdido miembros del equipo en el camino, pero siguen fuertes y mejorando cada día sus estrategias.

No se preocupen, las historias de hoy no son de superación personal y crecimiento. Hoy, vamos a hablar de la otra cara del home office: donde nos suceden cosas extrañas o aparecen imprevistos loquísimos que no nos han dejado cumplir con nuestro trabajo porque, a ver, en esta cuarentena nos ha pasado de todo y vale la pena contarlo.

 

Y ese loro, ¿de quién es?

“De entrada, una de las cosas que me encantó fue que las casas de todos se hicieron visibles. Algo que era completamente ajeno a la chamba y al ámbito laboral de pronto se convirtió en lo que veríamos día a día. Empezamos a conocer cómo era la vida de cada miembro del equipo, dónde vivían, cómo vivían y con quién, lo que ha sido bastante interesante”.

hombre en videollamada siendo interrumpido por su hijo

 

Cástor nos cuenta que uno de los primeros días una de las chicas tuvo que meterse al cuarto de su hermanita menor para que no se escuchara el ruido de su casa y lo primero que vieron en la cámara fueron un montón de peluches y cosas rosas. Hasta el día de hoy todavía le hacen bromas al respecto, sin creer que efectivamente era el cuarto de la pequeña de la casa.

Otro de los chicos de su equipo, por ejemplo, tiene un vecino con un loro y en las primeras reuniones escuchaban un ruido medio raro. Se decían: “Oye, ¿qué le pasa?”, y pedían que apagaran el micro. Hasta que alguien se animó a preguntarle y les dijo que justo al lado de su ventana el vecino tenía un loro y ahora es parte de las reuniones. 

También vivieron la situación típica del miembro del equipo que vive con su pareja, que también está en calls todo el día y los atiende siempre a todo volumen. Cada vez que habla (que no es muy seguido) se escucha de fondo un escándalo como si estuvieran peleando. Otro chico vive con su roomie y paran discutiendo todo el rato, hasta el punto que a veces se olvida de apagar el micro. Así que ha sido un largo proceso de adaptarse a las peculiaridades de cada uno. 

mujer discutiendo con compañera de casa por mucha bulla durante su home office

 

¿Alguien dijo incendio?

Seguro están pensando que todas estas cosas que ha vivido el equipo de Sentido Branding le pasan a todo el mundo. Pues, ahora viene lo mejor. A uno de sus miembros del equipo se le incendió el depa del vecino. Sí, han leído bien. Nuestra reacción fue exactamente igual a la que seguramente estás teniendo. 

Un día les escribió y les dijo: “Oigan chicos, hoy no voy a poder chambear porque se ha incendiado el depa”. Les mandó fotos de las paredes todas negras y se veía todo quemado. Este mismo chico, cuando empezó la pandemia, se fue a casa de su mamá y cuando quiso volver a su depa le dijeron que no podía entrar. Tuvo que hacerse una prueba de Covid y estuvo otro día más sin poder chambear mientras esperaba los resultados. 

Pero no todo ha sido tan caótico, han recibido buenas noticias de sus colaboradores también. Una de las chicas quedó embarazada en plena pandemia y para ellos fue como un embarazo invisible, porque nunca vieron la barriga por todo este tema.

 

Nuevos clientes, ¿nuevas caras?

Como todos, tuvieron que seguir trabajando durante la pandemia y eso significó recibir nuevos clientes en la consultora. Cástor comenta que ha sido una nueva experiencia, porque la mayoría han sido personas que no han visto antes y todas sus reuniones con los clientes han sido solo mediante videollamadas

Han trabajado con ellos, creado una nueva identidad de su marca y un montón de cosas más sin haberse dado nunca la mano. Es algo que Cástor no se hubiera podido imaginar antes, sobre todo teniendo tanto tiempo trabajando de cerca con sus clientes. A algunos ni siquiera han podido verles la cara, todo lo que saben de ellos es un circulito con iniciales y nada más.

“A mí en particular se me hace muy paja, porque nos ha tocado hacernos una idea de personas que no conocemos solo por la forma en que hablan. Es alucinante, porque, al final de una reunión, todos nos habíamos hecho una percepción completamente distinta de la misma persona, cosa que no nos pasaba antes”. 

Durante este tiempo, Sentido Branding ha hecho todo lo posible por mantener al menos un poco de “normalidad” y crear su propia dinámica de trabajo que le funcione tanto a su equipo como a sus clientes. Saben que trabajar en casa puede generar muchas distracciones y la idea es que entre todos hagan que funcione.

 

¿Qué otras situaciones has vivido trabajando desde casa? ¡Cuéntanos tus historias! Y si necesitas un espacio de trabajo flexible para complementar tu home office, te invitamos a conocer más sobre nuestras Oficinas Satélite aquí.

Nueva llamada a la acción

Compartir en

facebook linkedin