Home office Testimonios Confesiones del home office

Las confesiones del home office de Majo Vargas

Comunal

Comunal

febrero 1, 2021

|

5 min


¿Vienes por nuevas historias del home office? En esta oportunidad te contamos la experiencia de María José Vargas, la famosa “Majopedia”, y como el trabajo remoto significó cambiar por completo su rutina y la de su equipo. Lee sus confesiones a continuación.

María José Vargas es cofundadora de Branding Constante, estudio especializado en creación y renovación de marcas. Antes de la pandemia ya estaba un poco acostumbrada a las reuniones por videollamadas, pero definitivamente su rutina dio un giro de 180 grados cuando se anunció la cuarentena en marzo. 

Teniendo en cuenta que su socia, Paloma, vive en Ica y no siempre está en Lima, Majo ya estaba acostumbrada a realizar algunas reuniones virtuales con el equipo. “Mi socia (Paloma) sí trabajaba en home office desde Ica. Sin embargo, en Lima siempre estaba en nuestra oficina en Comunal”, nos cuenta. 

El lado positivo de esto es que para el equipo de Constante no fue tan difícil implementar el trabajo remoto, ya tenían al menos una noción de cómo se manejaba. No obstante, para Majo, sí fue una sorpresa, ya que antes de la pandemia ella siempre iba a la oficina todos los días, porque en su casa viven muchas personas, hacen mucho ruido y solían interrumpirla cuando trabajaba desde casa.

Comunal S4

A diferencia de otras empresas, en Constante decidieron ofrecerle a su equipo la opción de hacer home office opcional desde que se dio a conocer el primer caso de COVID-19 en Perú. Sin embargo, un par de días después se decretó el aislamiento social obligatorio y hasta el día de hoy no cuentan con una oficina definida. 

Nos cuenta que, para ella, la primera etapa de los proyectos ha sido más fácil de manejar de manera remota, debido a que ya tenían experiencia previa con el home office

En cambio, sí hemos tenido que organizar un poco los entregables y los procesos de diseño. Los diseñadores sí estaban mucho más acostumbrados a trabajar en equipo y de forma presencial, porque simplemente giraban la pantalla y le preguntaban al del costado: ‘¿Te parece bien?’, y seguían trabajando. Ahora con el teletrabajo es mucho más difícil lograr ese dinamismo”.

Definitivamente, para el Estudio Constante, la cuarentena ha significado reinventarse como empresa. Es decir, reorganizar las dinámicas de trabajo, pensar muy bien cuántas reuniones agendar sin que esto afecte las fechas de entrega o los horarios de trabajo y mantener los mismos estándares de calidad de siempre.

 

Y ahora, ¿qué hacemos todo el día en casa?

En lo que respecta a estudios y consultoras de branding, la cuarentena los obligó a cambiar todos sus procesos y, aunque han podido adaptarse bastante bien, honestamente no es lo mismo. Majo explica que, en el caso de los diseñadores junior, ha sido un poco más complejo ayudarlos a aprender a la misma velocidad que antes. 

La experiencia también ha sido completamente distinta para todos. Majo se ha instalado en su cuarto, con un post it en la puerta que dice “No molestar”, claro, y puede trabajar sin problemas o distracciones. En el caso de su equipo, cada quien tiene sus particularidades: desde vendedores que anuncian la fruta todo el día (y a toda hora) hasta sobrinos corriendo por la casa.

Comunal S5

Nunca falta el miembro del equipo con problemas de Internet que tiene un delay y todos tienen que quedarse callados, esperar a que le llegue el sonido y pueda responder, o el que convive con su pareja y se escuchan sus llamadas en todas las reuniones.

También destaca que las responsabilidades del hogar se han tenido que adaptar al home office y confiesa (algo que seguro todos hemos hecho) que más de una vez le tocó conectarse a reuniones internas mientras cocinaba. “El lado positivo de todo esto es que volvimos a comer comida recién hecha en casa”, señala.

hombre sentado en mesa de comedor dando de comer a sus hijos y trabajando al mismo tiempo en su laptop

Cuando de horarios de trabajo se trata, en Constante siempre han contado con un horario flexible de trabajo para que cada persona del equipo organice su día como mejor le parezca. Y para organizarse, todos los días a las 9 am tienen una reunión a la que han llamado “Abrir el kiosco” para asegurarse que todos estén bien y al día con sus responsabilidades. 

“Eso me ayuda a que todos estén despiertos y lúcidos a las 9. Así, a partir de las 9:30 pueden empezar a agendar reuniones y conversar, que era lo que hacíamos cuando estábamos todos juntos. La idea es generar un espacio grato para todos, porque también somos amigos”.

 

El COVID nos tocó la puerta…

Como en muchas empresas, Majo cuenta que en su equipo hubo dos casos de COVID-19 al inicio, cuando los hospitales estaban colapsados. Todo empezó cuando el padre de una compañera dio positivo, un señor mayor con problemas de salud. No solo eso, le tocó ir al hospital de madrugada, hacer cola en la calle y ver muy de cerca a los otros enfermos y la condición en la que estaban. 

Su papá se recuperó, pero, por supuesto, a su hija también le dio COVID. Perdió el olfato, el gusto y estuvo con dolor en todo el cuerpo durante unas tres semanas. Igual fue el caso de otro miembro del equipo, casi toda la familia se contagió y estuvo lidiando con los síntomas durante varias semanas.

A pesar de atravesar unos meses súper complicados, hoy el Estudio Constante está más fuerte que nunca y, por otro lado, Majo se siente más unida a su familia:

Una de las cosas que hemos aprendido es a revalorar el tiempo desconectados y el tiempo en familia. Al inicio tuvimos conflictos, pero esos conflictos se solucionan conversando y al final es más valioso que compartas el tiempo con un ser querido”.

El home office se prestó para muchas cosas y no todas han sido negativas. Los abuelos y personas mayores se han unido más con los jóvenes para aprender a cómo usar Netflix o realizar videollamadas. Es una sinergia muy bonita que antes quizás no existía y nos ha ayudado a todos a mantenernos unidos (aunque sea a través de una pantalla) durante todos estos meses.

 

¿Qué otras situaciones has vivido trabajando desde casa? ¡Cuéntanos tus historias! Y si necesitas un espacio de trabajo flexible para complementar tu home office, te invitamos a conocer más sobre nuestras Oficinas Satélite aquí.

Nueva llamada a la acción

 

Ilustraciones por Victor Aguilar Rúa para Comunal

Compartir en

facebook linkedin